Ma­no­ta­zos de aho­ga­do

Ma­no­ta­zos de aho­ga­do
Cua­der­nos de Cam­pa­ña
(Apun­tes de trinchera en un año electoral)

 

El gol­pe de ti­món que dio Mau­ri­cio Ma­cri tras la mega de­va­lua­ción post-PASO, lan­zó por la bor­da a Ni­co­lás Du­jov­ne. Pero el que re­sis­tió a pe­sar de los in­ten­tos por des­pla­zar­lo fue Mar­qui­tos Peña, que pre­pa­ra la con­tra­ofen­si­va puer­tas aden­tro del Pa­la­cio. En el otro rin­cón del cua­dri­lá­te­ro, Al­ber­to Fer­nán­dez in­ten­ta se­du­cir a Juan Schia­ret­ti para que se sume a la cam­pa­ña del Fren­te de To­dos, mien­tras pre­pa­ra su plan eco­nó­mi­co y de­li­nea el ga­bi­ne­te que lo acom­pa­ña­rá a par­tir del 10 de di­ciem­bre. Pa­sen y lean.

La tar­de se pre­sen­ta­ba nu­bla­da y fría en el co­ra­zón de Vi­lla La An­gos­tu­ra. Ideal para los pla­nes de los La­cun­za que se pre­pa­ra­ban para dis­fru­tar el úl­ti­mo tra­mo de sus mini va­ca­cio­nes cor­di­lle­ra­nas, es­quian­do en una de las pis­tas ubi­ca­da en la la­de­ra sur del Ce­rro Bayo. Por la no­che aguar­da­ba una fon­due cua­tro que­sos y una nue­va edi­ción del clá­si­co más an­ti­guo del fút­bol ar­gen­tino en­tre la Aca­de­mia del Cha­cho y el Ri­ver del Mu­ñe­co, plan ideal para un fa­ná­ti­co de Ra­cing, como Her­nán, el mi­nis­tro de eco­no­mía de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Sin em­bar­go, a me­dia tar­de sonó el ce­lu­lar y todo cam­bió. La go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal –su jefa– le pe­día que re­tor­na­ra ur­gen­te a Bue­nos Ai­res para asu­mir el can­den­te si­llón que aca­ba­ba de aban­do­nar Ni­co­lás Du­jov­ne, en me­dio de una cri­sis de pá­ni­co pro­duc­to del des­ba­ra­jus­te eco­nó­mi­co desata­do tras la nue­va de­va­lua­ción que dejó al peso en el más hon­do de los sub­sue­los.

La peor se­ma­na del go­bierno de Ma­cri ter­mi­nó con la de­sig­na­ción de La­cun­za como nue­vo mi­nis­tro de Ha­cien­da en re­em­pla­zo del de­va­lua­do y pa­ni­co­so ex co­lum­nis­ta de TN, quien re­nun­ció con una pa­té­ti­ca mi­si­va en don­de se re­fe­ría al pre­si­den­te como “Que­ri­do Mau­ri­cio” y en la que pa­ran­go­na­ba su ges­tión con la de un “pró­cer” que ha­bía de­ja­do “todo por la Pa­tria”. Su per­ma­nen­cia en ese car­go se ha­bía trans­for­ma­do en in­sos­te­ni­ble lue­go de los anun­cios con los que el pre­si­den­te tra­tó de cal­mar los áni­mos de una po­bla­ción su­mi­da en la in­cer­ti­dum­bre pro­vo­ca­da por el tras­la­do a pre­cios del es­pi­ral de­va­lua­to­rio, de­to­nan­do así el acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, del cual Du­jov­ne era ga­ran­te.

“Ha­cía rato que Ni­co­lás es­ta­ba en la mira de va­rios po­pes y el re­sul­ta­do de las PASO ter­mi­nó por se­pul­tar­lo”, con­fió a #Puen­teAe­reo un le­gis­la­dor de la coa­li­ción go­ber­nan­te con lle­ga­da a la pri­va­da del mi­nis­tro. “Es­ta­ba ner­vio­so, muy al­te­ra­do, so­bre todo por­que esta se­ma­na lle­ga otra vez el emi­sa­rio del Fon­do a mo­ni­to­rear las cuen­tas y con las me­di­das que adop­tó el Go­bierno, el plan de re­duc­ción de dé­fi­cit se fue a la mier­da”, com­ple­tó la fuen­te.

Los dos im­pul­so­res más en­tu­sias­tas del re­cam­bio fue­ron Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y Ro­ge­lio Fri­ge­rio, el ala “desa­rro­llis­ta” de la ad­mi­nis­tra­ción Cam­bie­mos. En una ma­nio­bra de pin­zas per­fec­ta­men­te sin­cro­ni­za­da, am­bos lo­gra­ron con­ven­cer al pre­si­den­te de la ne­ce­si­dad de un re­fresh en el Ga­bi­ne­te que per­mi­tie­ra apla­car ten­sio­nes y re­agru­par fuer­zas de cara a la ba­ta­lla fi­nal de oc­tu­bre, don­de el Go­bierno se jue­ga “el todo por el todo”. Sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo se lo­gró a me­dias. El plan in­cluía, ade­más, la re­mo­ción de Mar­cos Peña de la je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te, a quien tan­to Fri­ge­rio como La­rre­ta con­si­de­ran fac­tó­tum de la de­rro­ta elec­to­ral del 11 de agos­to.

“A Mar­qui­tos le acha­can erro­res en la es­tra­te­gia de cam­pa­ña y lo ha­cen res­pon­sa­ble de ha­ber cer­ca­do a Mau­ri­cio para evi­tar que tome con­tac­to con una reali­dad que se mos­tra­ba ad­ver­sa, pero él se dio cuen­ta de la em­bos­ca­da –de la que par­ti­ci­pó el dia­rio Cla­rín– y lo­gró des­ba­ra­tar la mo­vi­da an­tes de la es­to­ca­da fi­nal, que in­cluía la de­sig­na­ción del pro­pio Fri­ge­rio en su lu­gar”, apun­ta otro fun­cio­na­rio con des­pa­cho en la Ro­sa­da. Ayer en Los Abro­jos du­ran­te la pre­sen­ta­ción de La­cun­za, to­dos se sa­lu­da­ron como si nada hu­bie­ra su­ce­di­do. “Peña sabe bien quié­nes fue­ron sus de­trac­to­res y si no desata aún su con­tra­ofen­si­va es por­que no quie­re rom­per el fren­te in­terno en un mo­men­to tan crí­ti­co de la ges­tión, pero ni bien se su­pere esta tur­bu­len­cia, no ten­gas du­das que ha­brá una reac­ción”, fi­na­li­zó el in­for­man­te.

Por aho­ra la san­gre no lle­gó al río. El ofi­cia­lis­mo armó una mesa de ac­ción po­lí­ti­ca con ra­di­ca­les, “li­li­tos”, go­ber­na­do­res y miem­bros del Ga­bi­ne­te para des­com­pri­mir la ten­sa si­tua­ción. Y esta ma­ña­na es­ta­rán to­dos pre­sen­tes en la asun­ción de La­cun­za con una son­ri­sa de oca­sión, pero le­jos de los glo­bos ama­ri­llos de otros tiem­pos.

***

“Fer­net” de To­dos

Al­ber­to Fer­nán­dez sabe que tie­ne una ca­rre­ra dura por de­lan­te y que de­be­rá re­gu­lar el alien­to y cal­mar las ex­pec­ta­ti­vas de una por­ción im­por­tan­te de la so­cie­dad que ya lo per­ci­be en su ima­gi­na­rio como el fu­tu­ro pre­si­den­te. Si bien la pri­ma­ria co­lo­có en in­me­jo­ra­ble po­si­ción al Fren­te de To­dos en la gri­lla de lar­ga­da para la elec­ción del 27 de oc­tu­bre, el can­di­da­to en­tien­de per­fec­ta­men­te que para lle­gar a la Ro­sa­da aún res­tan va­rios mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos. Y que cual­quier error pro­pio o de los in­te­gran­tes de su fuer­za po­lí­ti­ca pue­de ha­cer­lo re­tro­ce­der ca­si­lle­ros.

En ese ca­mino, debe se­du­cir al elec­to­ra­do re­ti­cen­te a su pro­pues­ta que se con­cen­tró fun­da­men­tal­men­te en dos dis­tri­tos: la ciu­dad de Bue­nos Ai­res –his­tó­ri­co for­tín ma­cris­ta– y la pro­vin­cia de Cór­do­ba, don­de Jun­tos So­mos el Cam­bio le sacó 18 pun­tos a la lis­ta en­ca­be­za­da por los Fer­nán­dez. Si bien la elec­ción por­te­ña fue más que acep­ta­ble para el pe­ro­nis­mo, sus po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to se ven li­mi­ta­dos por el enor­me apa­ra­to elec­to­ral del ofi­cia­lis­mo, que apues­ta to­das las fi­chas a sos­te­ner y am­pliar la di­fe­ren­cia en el dis­tri­to don­de go­bier­na des­de 2007.

Por eso la mira de Al­ber­to apun­ta a Cór­do­ba, don­de bus­ca­rá la foto, la fir­ma o un sim­ple aval por es­cri­to del go­ber­na­dor Juan Schia­ret­ti, his­tó­ri­co re­fe­ren­te del pe­ro­nis­mo me­di­te­rrá­neo que man­tie­ne di­fe­ren­cias pro­fun­das con el kir­ch­ne­ris­mo. La se­ma­na pa­sa­da, lue­go de aten­der el pe­di­do de au­xi­lio de­ses­pe­ra­do de Ma­cri, el can­di­da­to pre­si­den­cial se reunió con el se­na­dor Car­los Ca­se­rio, ar­ma­dor del pe­ri­plo de cam­pa­ña de Fer­nán­dez, que in­clui­rá pa­ra­das es­tra­té­gi­cas en Río Cuar­to, Cruz del Eje y Arro­yi­to, zo­nas in­dus­tria­les muy gol­pea­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca y la re­ce­sión.

En la re­co­rri­da, Al­ber­to pre­vé dis­cur­sos que evi­ten la con­fron­ta­ción con “el Grin­go” a la es­pe­ra de un pro­nun­cia­mien­to del re­elec­to go­ber­na­dor cor­do­bés a fa­vor de su pos­tu­la­ción pre­si­den­cial. Y la car­ta a la que apues­ta Fer­nán­dez es la eco­no­mía, a sa­bien­das que el 2020 se pre­sen­ta­rá muy com­pli­ca­do para las fi­nan­zas pro­vin­cia­les de­bi­do a los com­pro­mi­sos con­traí­dos con el Es­ta­do na­cio­nal y al im­pac­to que ten­drán so­bre los pre­su­pues­tos lo­ca­les los cam­bios im­po­si­ti­vos anun­cia­dos por Ma­cri. De esto se ha­bla­rá ma­ña­na en la reunión del Con­se­jo Fe­de­ral de In­ver­sio­nes (CFI) don­de los go­ber­na­do­res jus­ti­cia­lis­tas bus­ca­rán con­sen­suar una res­pues­ta uná­ni­me. La ex­pec­ta­ti­va es que de la cum­bre par­ti­ci­pen tam­bién el so­cia­lis­ta san­ta­fe­sino Mi­guel Lifs­chitz, el mi­sio­ne­ro Hugo Pas­sa­lac­qua, el sal­te­ño Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, el neu­quino Omar Gu­tié­rrez y, por qué no, el cor­do­bés Schia­ret­ti, cuya pre­sen­cia po­dría ser un in­di­cio cla­ro de ese gui­ño que tan­to es­pe­ran los in­te­gran­tes del Fren­te de To­dos an­tes de la cru­cial elec­ción de oc­tu­bre.  ♣♣♣

 

Por Mauro Federico para #PUENTE AEREO www.puenteaereodigital.com

 

3 thoughts on “Ma­no­ta­zos de aho­ga­do

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Disfrutas de este Diario? Pasa la voz :)