Conocé el proyecto social de Amira Hidalgo

Año 2020, un año histórico, que no vamos a olvidar. Se recordará como el año de la pandemia a causa del covid19

Una pandemia que trajo consigo cambios importantes en todo el mundo: Desde restricciones en la movilidad, hasta la desaceleración de las actividades económicas.
Lejos de un mundo de felicidad, miles de niños argentinos no cubren sus necesidades básicas. La vida de nuestros niños cambió. El encierro aumentó la pobreza que impacta principalmente en los más pequeños.

Por la pandemia, según datos oficiales de UNICEF, seis de cada diez niños serán pobres antes de fin de año. Dos vivirían en hogares donde no se llega a cubrir la alimentación básica.

El 10 % de la población infantil asiste a comedores como estrategia de supervivencia alimentaria. Y a fines de 2019 esta pobreza era del 53% y pasará en diciembre de este año al 62.9%

Una realidad que preocupa y que debemos cambiar. Pasar del decir al hacer, eso es poner manos a la obra. Apoyar una causa, donar tu tiempo, te da el poder de cambiar las cosas y hacer del mundo un lugar mejor.

Por eso colaboramos para sacar mas sonrisas y que los chicos del comedor San Francisco de Sales de San Miguel, transiten la vida de la mejor manera, sin marcas de obesidad, dolores ni quiebres. Chicos que crezcan con amor, contención y con los nutrientes necesarios para cada edad.

Unidos podemos más… ¿Y vos nos vas a ayudar?


Mi nombre es Amira Hidalgo, soy Licenciada en Comunicación Periodística y vivo en la ciudad de Bella Vista, provincia de Buenos Aires.
Desde mi profesión comunico diariamente desidias, injusticias y desigualdades sociales que azotan a nivel nacional. Comedores comunitarios, testigos del hambre y la pobreza.
Cada vez más personas se acercan a espacios de contención social. La vulnerabilidad azota aún más en época de pandemia. Por eso, mi participación está en el comedor San Francisco de Sales de la localidad de San Miguel.
Con tapaboca, distanciamiento social y un estricto protocolo todos los voluntarios, ofrecemos diariamente más de 350 viandas a familias en situaciones precarias.
Familias que no cuentan con un plato de comida en sus hogares, familias a las cuales les falta contención y que buscan salir adelante. Por eso pasemos del decir al hacer, somos una generación que puede abordar esta desidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.