VIVIR SIN ETIQUETAS: EL GENERO QUEER

El pasado viernes, se cumplieron 29 años desde que la OMS, quito a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Se vieron flameando en varios edificios la bandera de los colores del arcoíris que identifica a la población LGBTIQ. A la sigla, se le sumo la letra Q. Esta ultima se refiere a personas queer


Para definir el termino queer, antes es necesario tener claro los siguientes términos. El sexo, que define la feminidad o masculinidad biológica, tiene un aspecto genético (determinado por los cromosomas sexuales) y anatómico (las diferencias físicas que distinguen a varones y mujeres). Por otro lado, la identidad de genero es la construcción social, personal e individual con la cual una persona se identifica psicológicamente. La identificación de genero como un derecho promueve la diversidad sexual y un desarrollo sexual saludable. Por ultimo, la sexualidad remite al conjunto de relaciones que los individuos establecen entre si y con el mundo, por el hecho de ser sexuados.

Entendiendo al género como la construcción personal de quien manifiesto ser, la teoría queer rechaza clasificar a las personas por su orientación sexual. La palabra queer utilizado como verbo significa “desestabilizar” normas aparentemente fijas. Mientras que el adjetivo queer es entendido como “raro”, “torcido” o “extraño” y no existiría sin su contraparte straight,  que significa “derecho” o “heterosexual”.

The Queer Community

Judith Butler, en su libro “el genero en disputa”, hace referencia a como los movimientos de derecha, han tratado de atacar la “ideología de género” por destruir la estabilidad de la familia tradicional patriarcal. “El hecho de que estemos condicionados dentro de la matriz de la heteronormatividad, no significa que estemos determinados por dicha matriz. Entonces podemos romper con las asignaciones de género, con formas sociales que no funcionan para nosotros”, dijo en una entrevista reciente la intelectual norteamericana.

Las personas queer o genero no binarias, son aquellas que no se identifican como hombres o mujeres, pero cumplen ciertas características de ambos géneros. Presentan una mezcla de rasgos masculinos y femeninos, inventando nombres neutrales y mostrando una sexualidad difícil de establecer en los parámetros tradicionales.

Marcha por el orgullo gay LGBT Foto Juano Tesone

“No soy hombre, no soy mujer” afirma Zack Alesky (23). “Nací con ciertos genitales y eso no me define. De adolescente estaba confundide, intenté acomodarme según las expectativas que la sociedad tenía para mí, pero siempre volvía a lo que de verdad era, sin definición. En esos años me consideraba una chica heterosexual, recién en la adultez me di cuenta que podía ir más allá de eso” afirma.

Hoy, es una gran lucha que se les reconozca su derecho a expresarse con libertad, como personas neutrales y a no ser catalogadas como gays o lesbianas. El matrimonio igualitario, la modificación de documentos legales, la existencia de niños que desde la escuela manifiestan su inquietud por la identidad de genero, es lo que ha motivado a asociaciones sin fines de lucro a efectuar campañas informativas sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Disfrutas de este Diario? Pasa la voz :)