Inicio Actualidad Ma­cri y el sín­dro­me de Ca­tón

Ma­cri y el sín­dro­me de Ca­tón

0
0

Cua­der­nos de Cam­pa­ña

(apuntes de trinchera en un año electoral)

Con un es­cru­ti­nio pro­vi­so­rio de­mo­ra­do y el pre­si­den­te asu­mien­do una de­rro­ta ca­te­gó­ri­ca an­tes de que se co­noz­can los pri­me­ros re­sul­ta­dos ofi­cia­les, cul­mi­nó este do­min­go de pri­ma­rias en me­dio de la eu­fo­ria pe­ro­nis­ta y la de­pre­sión de los de­fen­so­res del cam­bio. Mien­tras Mau­ri­cio Ma­cri se de­ba­te en­tre in­cen­diar el es­ce­na­rio de acá has­ta oc­tu­bre y apos­tar una vez más al caos para tor­cer un des­tino que pa­re­ce inexo­ra­ble, Al­ber­to Fer­nán­dez ana­li­za me­ticu­losa­men­te la pró­xi­ma ju­ga­da de la es­tra­te­gia que pue­de lle­var­lo nue­va­men­te a la Ro­sa­da. Pa­sen y lean.

Car­ta­go era una prós­pe­ra ciu­dad en el nor­te de Áfri­ca con una po­de­ro­sa flo­ta mer­can­te, muy su­pe­rior a la ro­ma­na. Esa su­pe­rio­ri­dad sig­ni­fi­ca­ba el con­trol del co­mer­cio en el Me­di­te­rrá­neo, una tra­ba para la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca de Roma. La so­lu­ción que ha­lló Ca­tón, tri­buno y ge­ne­ral ro­mano, no fue otra que la de in­cen­diar Car­ta­go. Pero para jus­ti­fi­car ta­ma­ña de­ci­sión, pre­sen­tó a Car­ta­go como un pe­li­gro para la se­gu­ri­dad de los ro­ma­nos al in­ven­tar una in­mi­nen­te in­va­sión de los pa­cí­fi­cos car­ta­gi­ne­ses con­tra la ca­pi­tal im­pe­rial.

Tras re­ci­bir los pri­me­ros re­sul­ta­dos ofi­cia­les de las pri­ma­rias, Mau­ri­cio Ma­cri ima­gi­nó un es­ce­na­rio si­mi­lar al que en­fren­tó el Cen­sor du­ran­te la Ter­ce­ra Gue­rra Pú­ni­ca y muy pro­ba­ble­men­te haya pen­sa­do en com­pli­car­le el es­ce­na­rio de acá a oc­tu­bre al can­di­da­to del Fren­te de To­dos, quien ano­che a úl­ti­ma hora ce­le­bra­ba una vic­to­ria aplas­tan­te en todo el país.

Evi­den­te­men­te nada será igual lue­go de esta elec­ción para el go­bierno. La gran in­cer­ti­dum­bre es si Ma­cri acep­ta­rá el fra­ca­so en las pri­ma­rias como un co­rre­la­to de su desas­tro­sa ges­tión y apli­ca­rá una po­lí­ti­ca de re­duc­ción de da­ños de acá a oc­tu­bre o, por el con­tra­rio, echa­rá más leña a los pro­pul­so­res del Ti­ta­nic para ace­le­rar el bar­co en su alo­ca­da ca­rre­ra con­tra el ice­berg.

Ano­che, ro­dea­do de los ma­ris­ca­les de la de­rro­ta –a ex­cep­ción de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, que re­va­li­dó la po­ten­cia de su ges­tión en te­rri­to­rio por­te­ño-, el pre­si­den­te in­ten­tó mos­trar­se en­te­ro y dis­pues­to a re­agru­par fuer­zas para li­brar la ba­ta­lla de oc­tu­bre con un op­ti­mis­mo que sus ros­tros no evi­den­cia­ban. “He­mos he­cho una mala elec­ción y eso nos obli­ga a par­tir de ma­ña­na a re­do­blar los es­fuer­zos para que en la elec­ción ge­ne­ral lo­gre­mos el apo­yo que se ne­ce­si­ta para con­ti­nuar con el cam­bio”, ad­mi­tió el man­da­ta­rio ante un au­di­to­rio per­ple­jo por la mag­ni­tud del gol­pe.

La ma­qui­na­ria elec­to­ral del PRO no está acos­tum­bra­da a las de­rro­tas que, en esta opor­tu­ni­dad, os­ten­ta la pa­ter­ni­dad de la mis­ma du­pla que his­tó­ri­ca­men­te le ha­bía ga­ran­ti­za­do tan solo vic­to­rias: el jefe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Peña, y el ecua­to­riano Jai­me Du­rán Bar­ba. La ad­ver­si­dad pue­de te­ner un efec­to de­mo­le­dor en el ar­ma­do ofi­cia­lis­ta, si con­ti­núa afe­rra­do a la es­tra­te­gia de de­mo­ni­zar al kir­ch­ne­ris­mo como úni­co ar­gu­men­to para pro­mo­ver su re­elec­ción.

Ante este “ines­pe­ra­do” re­sul­ta­do, hoy será cla­ve la res­pues­ta de los mer­ca­dos, cuyo fa­vo­ri­tis­mo con el ofi­cia­lis­mo que­dó nue­va­men­te evi­den­cia­do en la ma­nio­bra del úl­ti­mo día há­bil pre­vio a la elec­ción, cuan­do le alla­na­ron el ca­mino para que el go­bierno pu­die­ra ex­hi­bir el “éxi­to” de sus ges­tio­nes en su afán por con­te­ner el dó­lar y el ries­go país a ex­pen­sas de una nue­va suba de las ta­sas de re­fe­ren­cia.

En el otro ex­tre­mo del cua­dri­lá­te­ro, Al­ber­to Fer­nán­dez ana­li­za los pró­xi­mos pa­sos en un ca­mino que –sabe per­fec­ta­men­te– no será nada fá­cil. La es­pa­da de Da­mo­cles que re­pre­sen­ta el en­deu­da­mien­to con­traí­do por el ma­cris­mo, ge­ne­ra con­di­cio­nan­tes ob­je­ti­vos para el pró­xi­mo go­bierno que de­be­rá sen­tar­se a ne­go­ciar con los acree­do­res la for­ma de pro­pi­ciar el cre­ci­mien­to del país, im­pres­cin­di­ble para evi­tar el de­fault. Sa­bi­do es que los muer­tos no pagan sus deu­das.

En tér­mi­nos po­lí­ti­cos, la ca­te­gó­ri­ca vic­to­ria de ayer le per­mi­te al Fren­te de To­dos pen­sar en un es­ce­na­rio de triun­fo en pri­me­ra vuel­ta, con la di­fe­ren­cia su­fi­cien­te como para no re­cu­rrir al tan te­mi­do ba­lo­ta­je. Sólo un error gro­se­ro del cui­da­do­so ar­ma­do opo­si­tor o un acier­to de mag­ni­tud por par­te del ofi­cia­lis­mo po­dría tor­cer el rum­bo de la his­to­ria. Pero res­tan 45 días para la fe­cha de esa pri­me­ra vuel­ta, una eter­ni­dad en esta Ar­gen­ti­na tan vo­lá­til en la que pue­de pa­sar cual­quier cosa. In­clu­so el in­cen­dio de Car­ta­go.   ♣♣♣

 

lea más en: #PUENTE AEREO  puenteaereodigital.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí