Luly Pop en­fren­ta a los ma­chi­ru­los de la po­lí­ti­ca

Por Mau­ro Fe­de­ri­co

Cua­der­nos de Cam­pa­ña

(apun­tes de trin­che­ra en un año elec­to­ral)


La re­ve­la­do­ra trans­for­ma­ción de la mo­de­lo y sex sym­bol en la nue­va Nos­tra­da­mus de la Ar­gen­ti­na, dis­pa­ró los re­sor­tes más re­tró­gra­dos de la so­cie­dad, que sub­es­ti­ma el rol de la mu­jer en un uni­ver­so tan ma­chis­ta como el de la po­lí­ti­ca. Pero la pre­gun­ta que na­die ha po­di­do res­pon­der has­ta aho­ra es quién es el “pi­can­te” per­so­na­je que le da le­tra a Lu­cia­na Sa­la­zar para que dis­pa­re con mu­ni­ción grue­sa des­de su cuen­ta de twit­ter, an­ti­ci­pan­do con in­for­ma­ción y opi­nión los he­chos más tras­cen­den­ta­les del con­vul­sio­na­do es­ce­na­rio que atra­vie­sa el país. Hoy más que nun­ca, pa­sen y lean.

“Agra­dez­co a Dios por ha­ber­me con­ce­di­do un alma lo bas­tan­te ra­zo­na­ble para no creer todo lo que dice todo el mun­do, ya que todo el mun­do pue­de de­cir de todo”. Con es­tas pa­la­bras, el ve­te­rano sol­da­do y poe­ta fran­cés Cy­rano de Ber­ge­rac le ex­pli­ca a su subor­di­na­do, el ile­tra­do ca­de­te Ch­ris­tian de Neu­vi­let­te la es­tra­te­gia para enamo­rar a Ro­xa­ne, se­du­ci­da por el apo­lí­neo ros­tro del jo­ven apren­diz, quien des­co­no­ce el arte de com­bi­nar las pa­la­bras con la be­lle­za y la su­ti­le­za de la poe­sía, ver­da­de­ro com­bus­ti­ble de las pa­sio­nes. Cy­rano, cons­cien­te que su abo­mi­na­ble na­riz le di­fi­cul­ta­ba el ob­je­ti­vo de enamo­rar a su her­mo­sa pri­ma, uti­li­za a Ch­ris­tian como vehícu­lo de su in­cen­dia­ria crea­ti­vi­dad poé­ti­ca y lo­gra, a tra­vés de un in­ter­cam­bio epis­to­lar, que Ro­xa­ne su­cum­ba a la irre­sis­ti­ble com­bi­na­ción de am­bos en­can­tos. Esta his­to­ria la ima­gi­nó y es­cri­bió el dra­ma­tur­go Ed­mond Ros­tand y se trans­for­mó en un dra­ma he­roi­co en cin­co ac­tos que con­mo­vió al mun­do a fi­nes del si­glo XIX, ba­sa­da en la vida del pen­sa­dor fran­cés.

Si hay algo que na­die pue­de dis­cu­tir­le a la blon­da Lu­cia­na Sa­la­zar es su enor­me ca­pa­ci­dad de se­duc­ción. Ni bien irrum­pió en la es­ce­na me­diá­ti­ca, la es­cul­tu­ral mo­de­lo y bai­la­ri­na se po­si­cio­nó como un sex sym­bol im­po­nen­te que se­du­jo a mu­chos. Uno de los que su­cum­bió a sus en­can­tos fue el eco­no­mis­ta Mar­tín Re­dra­do, con quien man­tu­vo una ex­ten­sa re­la­ción sen­ti­men­tal que ter­mi­nó a prin­ci­pios del año pa­sa­do. Tras la se­pa­ra­ción de la pa­re­ja, Sa­la­zar irrum­pió pú­bli­ca­men­te con una nue­va fa­ce­ta, has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da: co­men­zó a usar su cuen­ta de Twit­ter para es­cri­bir so­bre la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país.

Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que Luly pop no lo hizo des­de el lu­gar clá­si­co del opi­na­dor que lan­za sus dar­dos con la im­pu­ni­dad que le otor­ga su con­di­ción de “per­so­na pú­bli­ca” –algo a lo que nos tie­nen acos­tum­bra­dos per­so­na­jes como Al­fre­do Ca­se­ro, Juan Acos­ta o Juan José Cam­pa­ne­lla– sino que co­men­zó a des­li­zar in­for­ma­ción sen­si­ble, an­ti­ci­pan­do in­clu­so he­chos que días des­pués se trans­for­ma­ban en no­ti­cia. La pri­me­ra reac­ción fue su­po­ner que le ha­bían ha­ckea­do la cuen­ta a fin de apro­ve­char el mi­llón y me­dio de se­gui­do­res que re­ci­ben sus men­sa­jes. Pero rá­pi­da­men­te la pro­pia Sa­la­zar se en­car­gó de des­men­tir los ru­mo­res. Y asu­mió, a puro co­ra­je, que era ella mis­ma la que se ani­ma­ba a des­con­cer­tar al uni­ver­so po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co con ape­nas 140 ca­rac­te­res.

Dos irrup­cio­nes no­to­rias de­ja­ron en cla­ro que sus fuen­tes eran muy ca­li­fi­ca­das. La pri­me­ra fue cuan­do du­ran­te la jor­na­da de las PASO an­ti­ci­pó con exac­ti­tud el re­sul­ta­do elec­to­ral ho­ras an­tes de que tan­to el go­bierno como la opo­si­ción se ani­ma­ran a ad­mi­tir­lo. El otro gol lo con­vir­tió la se­ma­na pa­sa­da cuan­do pre­gun­tó con un tweet pu­bli­ca­do el vier­nes si vol­vía el cepo cam­bia­rio, 48 ho­ras an­tes de que el mi­nis­tro Her­nán La­cun­za lo anun­cia­ra ofi­cial­men­te.

Los bar­deos no se hi­cie­ron es­pe­rar. La de­nos­ta­ron y sub­es­ti­ma­ron “por ru­bia y vo­lup­tuo­sa”; lo se­ña­la­ron a Re­dra­do –cada día más crí­ti­co de la ges­tión ma­cris­ta– como el ins­pi­ra­dor de los men­sa­jes; se lle­gó a men­cio­nar al pe­rio­dis­ta Jor­ge Rial como el au­tor in­te­lec­tual de los posteos a tra­vés de la cuen­ta @lu­li­po­p07. Y tam­bién al­gu­nos se ani­ma­ron a plan­tear que la in­for­ma­ción era pro­vis­ta por el go­ber­na­dor chu­bu­ten­se Ma­riano Ar­cio­ni, con quien Sa­la­zar man­ten­dría “una re­la­ción” no blan­quea­da aún de­bi­do a la cri­sis que atra­vie­sa la pro­vin­cia pa­ta­gó­ni­ca. Cuan­do la con­sul­ta­ron, Luly tiró la pe­lo­ta afue­ra: “Ob­vio que no voy a con­tar quién es por­que no quie­ro que me lo ro­ben y por una cues­tión de có­di­gos”, le dijo a Ángel De Bri­to. Lo que sí ad­mi­tió es que se ma­ne­ja con tres fuen­tes, una de las cua­les con­si­de­ra “muy con­fia­ble”. ¿Quién es el ver­da­de­ro Cy­rano de esta his­to­ria?

***

Un per­so­na­je “pi­can­te”

Los úl­ti­mos días de mar­zo de 2015, du­ran­te un im­pas­se en la re­la­ción con Re­dra­do, Lu­cia­na Sa­la­zar fue “sor­pren­di­da” mien­tras ce­na­ba en el res­tau­ran­te del Pa­la­cio Duhau con un hom­bre va­rios años ma­yor que ella. “No es­toy de no­via con na­die, son to­dos ami­gos las per­so­nas con las que se me in­vo­lu­cra”, les dijo a los pe­rio­dis­tas que le pre­gun­ta­ron. Allí co­men­zó el víncu­lo con Mar­tín “Pica” Be­ne­det­ti­ni, un em­pre­sa­rio de 65 años que os­ten­ta víncu­los po­lí­ti­cos des­de hace más de trein­ta años y a quien mu­chos le atri­bu­yen el rol de ope­ra­dor y lo­bis­ta de di­ver­sos ne­go­cios que re­quie­ren de su ha­bi­li­dad para “na­dar” en las aguas de la po­lí­ti­ca y el Es­ta­do. “Es un cons­pi­cuo miem­bro del Círcu­lo Rojo”, de­fi­nió un di­ri­gen­te del ofi­cia­lis­mo que lo co­no­ce muy bien. En su li­bro El sal­to de papá, el pe­rio­dis­ta Mar­tín Si­vak re­la­ta: “Es un hom­bre muy vin­cu­la­do a em­pre­sas bra­si­le­ras, su apo­do Pica es por pi­can­te”. Si­vak lo des­cri­be como “una suer­te de in­ter­me­dia­rio, ca­paz de ad­mi­nis­trar con­flic­tos en­tre po­de­ro­sos”.

Otro co­le­ga que tam­bién co­no­ce a Be­ne­dit­ti­ni, apor­ta su opi­nión: “El Pica es un bon vi­vant, ha to­ma­do gran­des de­ci­sio­nes en ba­res de ho­te­les y es di­fí­cil en­ce­rrar­lo en des­pa­chos. Su vida se di­vi­de en dos eta­pas: una po­lí­ti­ca y otra que le per­mi­tió ro­zar­se con fi­gu­ras de ni­vel in­ter­na­cio­nal como Ma­don­na y Mi­ley Cy­rus”, afir­ma Mar­tín Cic­cio­li. La “ofi­ci­na” in­for­mal de Be­ne­dit­ti­ni es el mis­mo lu­gar don­de los pa­pa­raz­zis lo re­tra­ta­ron por pri­me­ra vez con Sa­la­zar. “Atien­de sus asun­tos en el Pa­la­cio Duhau, que es como su se­gun­da casa; de he­cho ce­le­bró allí su cum­plea­ños nú­me­ro se­sen­ta, con una fies­ta a la que asis­tie­ron unos cua­ren­ta in­vi­ta­dos, en­tre ellos va­rios po­lí­ti­cos muy co­no­ci­dos y al­gu­na jue­za fe­de­ral”, apor­ta el es­cri­tor Jor­ge Asís. Pica sue­le des­cri­bir su tra­ba­jo con un ejem­plo que lo pin­ta de cuer­po en­te­ro: “Un tipo le re­cla­ma tres mi­llo­nes a un po­de­ro­so em­pre­sa­rio, yo con­si­go ba­jar esa ci­fra a un palo dos­cien­tos y le co­bro 120 lu­cas al em­pre­sa­rio”, algo así como un ges­tor que gana una co­mi­sión del diez por cien­to.

Si bien tie­ne cor­dia­les re­la­cio­nes con el ac­tual go­bierno (uno de sus con­tac­tos con el ofi­cia­lis­mo es Emi­lio Mon­zó), Be­ne­dit­ti­ni hizo muy bue­nos ne­go­cios como lo­bis­ta de em­pre­sas de Bra­sil du­ran­te el kir­ch­ne­ris­mo. Es­tos víncu­los ter­mi­na­ron por sal­pi­car­lo cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo Ode­bre­cht, cu­yos ten­tácu­los lle­ga­ron a Ar­gen­ti­na a tra­vés de una cau­sa que in­ves­ti­gó las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des y so­bre­pre­cios en la cons­truc­ción de ga­so­duc­tos im­pul­sa­da por el ex su­per mi­nis­tro K Ju­lio De Vido. “Los con­tac­tos de Pica en Co­mo­do­ro Py sir­vie­ron para que la jue­za Ser­vi­ni ce­rra­ra ese pro­ce­so, aun­que tiem­po des­pués, a pe­di­do del fis­cal Fe­de­ri­co Del­ga­do, la Cá­ma­ra or­de­nó re­abrir­la”, re­cuer­da una fuen­te ju­di­cial.

La re­la­ción de Luly con Be­ne­dit­ti­ni no ter­mi­nó con aque­lla cena en el Duhau que re­tra­ta­ron las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. “Man­tie­nen una re­la­ción muy flui­da, no son pa­re­ja, pero se ven con fre­cuen­cia y ha­blan casi to­dos los días por te­lé­fono; él es el que ali­men­ta con in­for­ma­ción ca­li­fi­ca­da el Twit­ter de Lu­cia­na”, con­fía a #Puen­teAe­reo en es­tric­to off una ca­li­fi­ca­da fuen­te del en­torno de la diva. Él es el ce­re­bro de­trás de la cara bo­ni­ta, que ob­tu­vo a cam­bio un re­per­fi­la­mien­to im­pen­sa­do de su ima­gen en un cir­cui­to que co­no­ce a la per­fec­ción.

Las pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas del Pica pa­re­cie­ran hoy es­tar más cer­ca­nas a la opo­si­ción que al ofi­cia­lis­mo y por eso bue­na par­te de la data que le su­mi­nis­tra a la im­pen­sa­da fran­co­ti­ra­do­ra es por­ta­do­ra de un ve­neno par­ti­cu­lar­men­te pon­zo­ño­so con­tra la ges­tión ma­cris­ta. Aun­que los ne­go­cios son mu­cho más trans­ver­sa­les que la ideo­lo­gía y Be­ne­dit­ti­ni es, an­tes que un po­lí­ti­co, un hom­bre de ne­go­cios.  ♣♣♣


Mauro Federico para #PUENTEAEREO https://puenteaereodigital.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Disfrutas de este Diario? Pasa la voz :)