Un payaso en un globo – Por Minerva Alcira Miljiker

Un payaso en un globo

Dedicado a mis ahijados Mariela Evelyn, Jorgito, a mi hijo Dante

y a todos los niños del mundo.

 

Había una vez, hace mucho, muchísimo tiempo, en un remotísimo país (donde todas las calles y las casas estaban inundadas por globos) un payaso llamado Pirulín.

Pirulín amaba mucho a los niños; se esmeraba mucho en sus actuaciones para hacerlos a todos felices y robarles una sonrisa. Las sonrisas eran su bien más preciado: las guardaba a todas en un viejo arcón grande… grande… (que solo abría de vez en cuando, para que no se le escaparan).

Un día Pirulín se puso a llorar sentado sobre el arcón porque ya no sabía qué nuevo acto hacer. Estaba triste, muy… muy triste, porque nada le venía a la mente y faltaba poco para comenzar la función. Hasta que -¡eureka!- recordó el nombre de su mejor amigo: Mr. Doctor Globo, experto en el arte de la globería. “¡Él lo salvaría!“, pensó. Fue corriendo a su casa y le contó el problema. Mr. Doctor se rio amablemente y le dijo: “Yo tengo la solución a tu problema”…

Él aparecería en la mitad de la función y propondría encerrarlo en un globo, todos los niños se sorprenderían; al final él pincharía con un alfiler el globo, y todo el mundo estaría contento. Él, con su nuevo acto, y los niños quedarían asombrados. Todo el mundo hablaría de ello.

Así fue: todo sucedió como lo narró Mr. Doctor Globo, pero… algo inesperado sucedió al terminar la función, al intentar reventar el globo ¡no pudo!. Hicieron todo lo habido y por haber intentando no dañarlo, ¡pero no había forma…! parecía que el globo no quería apartarse de Pirulín y que Pirulín se sentía bien en él…

Vaya a saber qué extraño suceso o pacto aconteció aquel día que ya nunca pudieron separarlos. Desde aquel día, el payaso Pirulín pasó a ser “El payaso en el globo”, ¡hasta el nombre perdió! Pasó a ser el payaso Globin

Algo así sucedió como él quería: todo el mundo habló, habla y hablará de él; no sólo en aquel remotísimo país sino en todo el mundo.


Minerva Alcira Miljiker es el seudónimo de una periodista rioplatense  con residencia en el sur del Gran Buenos Aires; con el mismo firma su arte pictórico, ilustraciones, poemas y cuentos.

Es además docente en escuelas secundarias en el área de Ciencias de la Comunicación.

Ha realizado varias exposiciones en distintos lugares, entre ellos El Galpón de Banfield, La Colorada de Adrogué, El  Centro Cultural Padre Mugica y la Feria del Libro de Ciencias Sociales de la UBA; asimismo, participó en la muestra pictórica de ARTACA con dos óleos de caracter social (“Camino Muerto”, sobre una villa de  BS AS, y  “Niño”, sobre un niño de un comedor comunitario) y en la de Morphicos con la dupla de  poema y cuadro sobre el loco picapelitos de Burzaco. Además, fue ilustradora de ANCCOM (Agencia de noticias de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de  Buenos Aires).

También ha publicado sus cuentos en distintos medios, tales como Comunicación Feminista (UBA), donde publicó ¡Por unos centavos!, el cuento que le da nombre a su libro, el cual está próxima a lanzar en Libros en Red.

Se la puede encontrar en sus redes: Instagram y Facebook.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.