Salamone: tras su huella en Azul

Foto: Evangelina Dieguez

Sus obras hoy son consideradas monumentos en la Provincia de Buenos Aires.

Se acerca el fin de la década de 1930. El entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Manuel Fresco busca mostrar el poder del gobierno a través de edificaciones, sobre todo, de los espacios públicos. Para eso, hace su sociedad con Francisco Salamone, un Ingeniero y Arquitecto ítalo – argentino nacido en Leonforte, Italia. Por otro lado, el gobierno de la Provincia tenía un acuerdo con Alfredo Fortabat para obtener cemento y, de esta manera, poder hacer todas estas obras.
Entre 1936 y 1940, más de 60 fueron las obras ejecutadas por él tan solo en la provincia de Buenos Aires, de las cuales nueve “cayeron” en el partido de Azul, incluyendo Chillar y Cachari.
Pero, ¿Cuáles son esas obras que nos dejó? Ellos son: los portales del parque y el cementerio municipales, la plaza, los mataderos de Azul, Chillar y Cachari, las delegaciones municipales de Cachari y Chillar y el Cristo ubicado en el acceso a la ciudad de Av. Piazza y Ruta 3. Sobre esta última, Natalia Colome aseguro que se cree que es un trabajo previo que hizo el arquitecto a la portada del Cementerio de la ciudad de Laprida. Ésta es considerado, después del Cristo Redentor de Brasil, la segunda obra religiosa más alta del mundo.
En una entrevista para el informe “Salamone: tras su huella en Azul”, Eduardo Agüero aseguró: “Azul es quizás la ciudad más beneficiada”. Ésto hace alusión a la portada del Cementerio Municipal, considerada como su obra cumbre.

Lo que muchos no conocen

Existen datos muy poco conocidos sobre las obras Salomónicas. Por un lado, tenemos que mencionar una sobre su más grande icono: la portada del cementerio. Esa obra fue la primera que vino a hacer y, originalmente, no iba a ser de esa manera. Francisco Salamone había diseñado un globo terráqueo con la sigla RIP, pero el gobierno conservador de la época no se lo permitió, por lo que terminó diseñando el Arcángel que todos conocemos.
Por ese entonces, Azul en su mayoría era una ciudad de viviendas bajas. Los edificios más altos eran sobre todo la Catedral, el Teatro, los edificios de los Bancos y la Municipalidad. Sin embargo, la portada del Cementerio entre las casas bajas que rodeaban ese lugar, era una mole de cemento que a mucha gente le causaba miedo. Por esto era considerado un custodio del lugar y nadie se atrevía a entrar a robar o hacer algún daño allí.

Por otra parte, el espacio que se encuentra entre el cementerio y la calle Sarmiento tiene la función de separar el cementerio de las viviendas y evitar de esta forma que ambas cosas se junten.

Cuando se inauguró la portada del cementerio con el arcángel San Miguel, existieron dos frases que se le acuñaron a las letras R.I.P que se encuentran detrás de la estatua: una fue “Resulta Imposible Pensarlo” y la otra era “Resulta Imposible Pagarlo”.
Siguiendo con este lugar, el hecho de que Salamone hiciera la portada en la esquina, no solo fue por un capricho estético, sino que también tuvo su costado económico. Por ese entonces, no se acostumbraba a la cremación, por lo que se acostumbraba más al entierro o sepultura. Resulto que las galerías que se encuentran a un costado de la entrada, Salamone las construye para ser vendidos  como nichos y, con el dinero recaudado, poder financiar la obra. Si no fuera por esto, la portada del cementerio no se hubiera podido financiar.
Por otro lado, la obra del parque fue un regalo que hizo el arquitecto a la comunidad de Azul. Si comparamos lo que es el interior del lugar con lo que era a fines de 1930, hoy se encuentra poblado de árboles.

A su vez, Salamone hizo el proyecto para rediseñar la Municipalidad de Azul. Pero por falta de presupuesto, no pudo concretarse y dicho proyecto quedo archivado.
El Matadero solía tener un cartel que, valga la redundancia, decía “Matadero”. Sin embargo, quitaron ese cartel y años más tarde se construyó un nuevo galpón que forma parte de su estructura. Todo esto, generó que el Matadero hoy luzca un poco diferente a cuando lo construyo Salamone.

Matadero de Azul. Foto: Evangelina Dieguez

Aprovechando su llegada…

Cuando Salamone llega a Azul, mucha gente, incluyendo algunos funcionarios, aprovecharon para pedir otras obras no solo públicas, sino también privadas. De hecho, también construyo una viviendas que no lleva el estilo de los monumentos que todos conocemos. La misma es una edificación mucho más sencilla que pasan desapercibidas como una casa más, sin que nadie se diera cuenta de que fueron construidas por él.

Un error histórico que se repite

“El interior del Parque lo diseño Carlos Thays” fue una frase que alguna vez muchos escuchamos. Pero la realidad está lejos de eso. El paisajista francés tuvo su paso por Azul en 1902, o sea, 16 años antes de la fundación del parque.
Antes de que la Plaza tuviera ese diseño de escalera, en 1902 Carlos Thays la diseño  de tal manera que lucía similar a los Bosques de Palermo.

Portada del Parque Municipal de Azul. Foto: Evangelina Dieguez

Sin embargo, cuando Salamone remodela la Plaza, arrasa con todos esos árboles, dejándolo sin una gota de sombra donde la gente pudiera protegerse del sol y convirtiéndola en un desierto. Por éste motivo, la plaza fue en parte odiada. La gente termino por elegir al Parque como lugar para pasear, ya que era el único lugar donde había árboles. Con el tiempo, nuevas especies de árboles y plantas fueron creciendo y plantando hasta llegar a lo que conocemos hoy en día.
Irónicamente, cuando Salamone rehace la Plaza, que hasta ese momento se llamaba “Colón”, fue reinaugurada un 12 de octubre.
“El pueblo de la plaza que marea” fue el mote que le dio Mercedes Sosa, haciendo alusión al diseño en zigzag que Salamone le da a las baldosas de la Plaza San Martín. El diseño lleva, además, tres colores: azul oscuro, blanco y gris. No existe otra plaza que lleve ese diseño.

Año electoral, un informe y el milagro del Arcángel

Como cada dos años, ese aire electoral se respira al ver la realización de obras en la ciudad, en la provincia o en el país. Hace poco más de un mes, se realizaron las Primarias Abiertas, Simultáneas y obligatorias. Y dentro de un par de meses, se llevaran a cabo las Elecciones Generales. Y como siempre, alguna obra se termina o se hace.
Por otro lado se realizó un informe que se titula de la misma forma que esta nota. Tan solo una semana de su realización, se comenzó a hacer el relevamiento de la obra de Salamone en Azul. En esa oportunidad, se analizó el estado en que se encontraba el arcángel y se tomaron muestras de los materiales utilizados para poder construirlos y poner en condiciones el monumento.
Las elecciones hacen magia. De repente, llega un año electoral y de la nada hacen lo que no hicieron en mucho tiempo. ¿Será acaso que necesitemos que todos los años se hagan elecciones para que un gobierno se ponga manos a la obra?
Salamone falleció en 1959 a los 62 años sin haber obtenido un reconocimiento por sus obras. Sus restos se encuentran en el Cementerio Jardín de Paz. Su familia encontró algunos planos y papeles de todas las obras que llevo a cabo.Lo que hicieron con ellas fue donarlas para su resguardo. El arquitecto comenzó a tener más reconocimiento y sus obras se hicieron más famosas luego de que él pasara a otro mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.