Mañana – Por María Elena Gómez

Mañana

Me he puesto

a observar la mañana.

Celeste, blanquecina

dando rayos de luz

dorada, incandescente.

Reflejando sobre la mesa

de impecable madera

la ilusión se renueva.

Me he puesto a observar

la mañana.

Una taza sobre la mesa,

azúcar, tostadas tibias

y un par de golondrinas

que vuelan en mi mente

haciendo que el pensamiento

vague soleado y perenne

sobre paisajes nuevos,

inventados, pero bellos.

En el jardín

hay olor a jazmín,

una brisa suave y fresca,

el pino erguido

recibiendo sobre sí

huéspedes

a los cuales le gusta recibir.

Palomas pasajeras

tomando ramitas.

Todo parece calmo,

voces a lo lejos,

sonido de autos.

Comienza el concierto

de una ciudad que ha despertado.

Me gusta ver la mañana

tomando un café

sentada en la hamaca

cruzando ríos,

desafiando mares

en mi propio destino.

Me gusta ver cómo

vuelan las aves,

cómo desplegan sus alas,

cómo se empeñan

en que las vea

para que abra las mías.

Me gusta ver la mañana…

 


María Elena Gómez nació en Buenos Aires, Argentina. Comenzó a escribir historias que representaba con sus muñecos a los ocho años y siguió haciéndolo siempre, en forma de improvisaciones.

Actualmente escribe poesías y teatro; y participa en talleres y concursos de ambos géneros. Dado su compromiso con la realidad y con las vivencias propias y ajenas buscando una mirada diferente, en sus poemas y escritos incluye temas tales como violencia de género, niñez, hambre y vulnerabilidad social.

Recientemente publicó su primera novela, Claudio, en la editorial Ex Libris. Sus poemas se pueden leer en su cuenta de Instagram, en la que los publica todos los días y también en su cuenta de Facebook.

 

 

Foto: PK Studio | Shutterstock.

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.